Friday, 1 February 2013

Hacía dentro


Ya que tengo un blog, creo que de vez en cuando lo puedo usar para escribir cosas que piense cuando me apetezca sacarlas, y eso es lo que voy a hacer ahora. Voy a hablar de la timidez, y no lo voy a hacer desde el punto de vista de "oh, si no fuera tan tímida esto..." o "si no fuera tan tímida aquello...", porque no, soy tímida, punto.

Es verdad que a veces hay que echarle morro a la vida, pero creo que el hecho de ser tímida forma parte de mi persona, de cómo soy, y no debería de cambiarlo. Mucha gente a veces dice "es que la timidez hay que combatirla"; pues quizás en algunas situaciones si, pero hasta cierto punto. Ser tímida también tiene cosas buenas, o mejor dicho, ser tímida no siempre es malo.

Yo no he sido nunca de las que arman jaleo, siempre he sido la persona del fondo que observa y escucha. ¿Que no hablo mucho? Quizás es porque no tengo nada bueno que decir, y en vez de abrir la boca y soltar algún sonido que no es ni humano ni animal, prefiero cerrarla y seguir escuchando. Y eso no es malo.

Tampoco es malo que no sea la típica chica que allá dónde va tiene que hacerse notar. Cuando estoy con un grupo de gente que no conozco, normalmente no hablo. Y no por eso soy borde, ni soy "sosa", estoy harta que los que no me conocen digan este tipo de cosas. Yo sé perfectamente cómo soy, que no muestre todo lo que tengo de buenas a primeras no quiere decir nada. Hay personas que nos lo guardamos, y si vemos que la otra persona vale la pena, ya empezamos a abrirnos.

Y aquí acaba  mi reflexión de hoy. Resumiendo: No hace falta ir siempre modo mostrador, dejando a la vista todo lo que tienes a toda persona que pase por delante tuya; a veces hay que ir con las puertas cerradas, para así saber qué personas se molestaran en abrirlas para ver lo que de verdad hay dentro.

1 comment:

  1. Estic d'acord precious Mireia =)
    Tot i això, saps que jo sóc una charlatana XD
    Però eh! Respect. Jo t'aprecio tal i com ets. I no cal que canviïs, nena. You're divine.

    ReplyDelete